Así estafaba el piloto argentino al que acusan de lavar plata narco. El rionegrino “Fred” Machado, presunto “pez gordo”

0
6

Se cree que tenía entre sus clientes al cartel de Sinaloa.

Federico “Fred” Machado, el empresario argentino que será extraditado a Estados Unidos acusado de lavar dinero del narcotráfico, está sospechado de estafar a inversionistas y prestamistas por montos millonarios para comprar jets en las que la organización trasladó cocaína, incluso, para el cartel de Sinaloa.

Al igual que Leonardo Cositorto, creador de Generación Zoe, pero en una escala muy superior, “Fred” y sus cómplices -Debra Lynn Mercer-Erwin, Kayleigh Moffett y Michael Assad Marcos- están acusado de apelar al esquema Ponzi: la estafa piramidal por la cual se atraen inversores para tomar préstamos que se pagaban con los fondos de inversores anteriores.

Para entender el fraude y la manera en que la banda logró tener una numerosa flota, se debe explicar cómo operaba la asociación ilícita en la que está involucrado el argentino. Nacido en Río Negro, Machado es considerado un “pez gordo” del lavado de dinero narco por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y fue capturado en Neuquén.

Según la acusación, de la que se hizo eco el portal TN, al menos desde 2016, Mercer-Erwin, Moffett y Machado “idearon un plan y artificio, concretamente un esquema “Ponzi”, para defraudar a personas y para obtener dinero por medio de pretextos, representaciones o promesas de naturaleza falsa o fraudulenta”.

Este plan se aprovechó de la típica transacción de compra de una aeronave para engañar a los inversionistas para que depositaran cifras millonarias en una cuenta custodia de la organización criminal.

El piloto está acusado de trasladar dinero del narcotráfico.

Pero esa suma, acordada como un préstamo, nunca se gastaba en la adquisición de un jet, si no que se utilizaba para un depósito reembolsable. Las ventas nunca se llevaban a cabo porque la aeronave no existía o porque le pertenecía a alguien más.

Por ejemplo, el 27 de septiembre de 2019, a través de South Aviation Inc., una de las empresas de Machado en Florida, Miami, los miembros de la banda firmaron una serie de acuerdos para la compra de un avión que era invendible.

“Era invendible porque pertenecía a una aerolínea privada y se encontraba en China”, escribió el fiscal en el documento enviado a la Procunar, a cargo de Diego Iglesas, y estudiado por el auxiliar fiscal Matías Álvarez.

Las ganancias obtenidas eran canalizadas cuentas en el extranjero y a vehículos de inversión a través de transferencias electrónicas y otros medios para continuar apoyando y facilitando las operaciones de la estructura.

Déja tú opinión sobre ésta noticia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here